LA TÉCNICA DEL BARRIDO

Diafragma: f13, velocidad 1/20, modo manual

El barrido es una técnica fotográfica que permite conseguir imágenes nítidas de objetos en movimiento frente a un fondo movido.

TÉCNICA
-Velocidad baja: entre 1/10 y 1/60 en función de las condiciones y la velocidad del sujeto.
-Apoyo firme de la cámara a mano o con un trípode que permita el giro horizontal.
-Medida previa de la luz y del enfoque.
-Seguimiento en el visor del sujeto en su movimiento de forma suave y continua.
-Disparo en secuencia.


Para detener un movimiento rápido como el desplazamiento de un vehículo en sentido perpendicular a la cámara normalmente es necesario utilizar velocidades de obturación relativamente altas (de 1/250 a 1/1000). Sin embargo si la cámara sigue el movimiento del sujeto en su recorrido la velocidad relativa se reduce considerablemente. Es como hacer la foto de un vehículo desde otro que circule a la misma velocidad. En este caso es posible usar velocidades lentas porque el movimiento relativo también lo es. El efecto secundario es que al mover la cámara a velocidades de obturación lentas siguiendo al sujeto, el fondo queda movido y como consecuencia se crea un efecto muy interesante que aumenta la sensación dinámica de la foto. Este efecto será mayor a menor velocidad se utilice para captar la escena.
Obviamente, si la cámara tiembla, se mueve en sentido vertical o no sigue exactamente el mismo recorrido que el sujeto, toda la imagen saldrá movida.
La única posibilidad de captar con nitidez un sujeto móvil a velocidades de obturación bajas es seguirlo lo más exactamente posible y girar la cámara solo en el sentido del desplazamiento. Por esto los mejores resultados se consiguen situándose en el centro de una curva -por ejemplo en una rotonda- que el sujeto debe de trazar, de esta forma es más fácil seguir con la cámara el desplazamiento manteniendo la misma distancia con el vehículo durante todo su recorrido.
Para ello hay que preparar previamente tanto la exposición correcta como el enfoque, preferentemente en modo manual. De esta forma cuando el sujeto aparezca tan solo habrá que seguirlo con la cámara, manteniendo su imagen en el centro del visor antes, durante y después del disparo.
Hay parte de técnica, de preparación, de experiencia, de pulso…y de suerte. Por eso es muy aconsejable realizar ráfagas de varios disparos y tener algo de paciencia.
Este técnica no solo es divertida y da resultados muy llamativos, además ofrece la oportunidad de entender de forma intuitiva conceptos básicos de la fotografía como la relatividad del movimiento y la velocidad de obturación.

MÁS:
http://www.dzoom.org.es
http://www.flickr.com/groups/barridos
http://www.xatakafoto.com

2 comentarios:

Raquel dijo...

Es complicado.

|maría| dijo...

para la próxima vez que lo intente voy a tener en cuenta tus consejos pq soy un poco torpe con esta técnica, saludos!